lunes, 27 de agosto de 2012

Ermita de Villacisla

En un apartado rincón en medio de las llanuras de cereal, a unos seis kilómetros de Presencio pero perteneciendo a este pueblo, se encuentra la humilde ermita de Nuestra Señora de Villacisla.


El templo conserva su estructura de un románico tardío así como algunos elementos aislados. Otros elementos de interés son el moral que existe junto al edificio y la propia talla de la Virgen.


Los vecinos de Presencio y alrededores celebran sendas romerías al lugar en los meses de mayo y septiembre. Una cofradía aún se encarga del mantenimiento del lugar.

 
Imagen de romería en la ermita cedida por Pedro Lozano
 
Pero si he querido reflejar este lugar en el blog es sobre todo por una antigua leyenda que recogió en forma de poesía hace ya bastantes años un maestro jubilado de la zona, Godofredo Martínez. Se ambienta durante la invasión musulmana y refleja los esfuerzos de un ermitaño por salvar la imagen de la Virgen que teóricamente ya existía por aquel entonces:

Huyó de allí el ermitaño // con la imagen que guardaba

Llamada de Villacisla // después de muchas jornadas

A la montaña llegó // en su borriquita parda

Ocultando en las alforjas // a la mejor de las damas

Allá en Cantabria vivió // retirado en la montaña

Nuestro piadoso ermitaño // cuidando a la imagen santa

Hasta que en la reconquista // bajaron hacia el Arlanza

Cientos de foramontanos // en grupos de retaguardia

Con ellos volvió a Castilla // en su burra apresurada

Acercándose al cogollos //y a la ermita que dejara

En tiempos atrás tan sola // tan pobre y abandonada

Termino este artículo con dos imágenes del entorno en plena primavera.

3 comentarios:

JetJumba dijo...

Bonita poesía.

Presencio Fan dijo...

Voy todos los años a Villacisla y no conocía la historia de esta poesía.
Excelente artículo gracias.

Anónimo dijo...

es viernes, acabo de leer este articulo y me piro a Villacisla !!
la aprilita abajo esperando... agur bagur, ya os contare si eso...
aprilito y su aprilita