jueves, 20 de octubre de 2011

Un derecho que remonta al medievo

Comenzamos la entrada de hoy con un pergamino datado nada menos que en el año 1190.


Su texto principal dice así.

"Sea conocido por los presentes y por los futuros, como yo Alfonso [Alfonso VIII] por la gracia de Dios, rey de Castilla y Toledo, a una con mi mujer Leonor, reina, y con mi hijo Fernando, vendo a vosotros, los concejos de Barbadillo del Pez y de Villasemeno [Villajimeno] y de Quintanilla y de Furiela [Quintanilla de Urrilla] y de Foiolos [Hoyuelos de la Sierra], a los presentes y a los futuros concejos de estas villas, dos villares yermos, de los cuales un villar se llama Santa María del Rebollar y el otro se dice Mosqueion, por dos mil carneros que ya de vosotros recibí. Así pues, concedo a vosotros y a vuestros hijos y a vuestros descendientes y a toda vuestra sucesión, los dos predichos villares yermos, habiéndolos en derecho hereditario, e irrevocablemente poseyéndolos con sus términos, pastos, aguas, dehesas y fuentes con todos sus derechos y pertenencias. Si alguno osare infringir esta carta o disminuirla, caiga de lleno sobre él la ira de Dios omnipotente y pagará, sin agravio, hasta mil maravedis y el daño que a vosotros produjere, lo doblará. Dada esta carta en la Alberquería Martín Quendul, era 1.288. “o idus de febrero. (12 de febrero de 1.190)."

Este privilegio fue concedido a estos pueblos por su contribución nada menos que con 2000 carneros en auxilio de las tropas que llevaban a cabo largas campañas contra el sarraceno (alfonso VIII es el de la Batalla de Las Navas de Tolosa). La imagen del manuscrito y su traducción la hemos tomado de un panel informativo que se sitúa a la entrada del monte de Trasomo (al que se hace referencia en el documento), una suave vaguada de 1400 hectáreas en el comunero de los cuatro pueblos citados, a unos 1200 metros de altitud.



Os pido que al mirar las imágenes tengáis en cuenta que están hechas en el principio de otoño más cálido y seco que se recuerda.


En el centro de la vaguada se sitúa la ermita de la Virgen del Rebollar, heredera sin duda del despoblado citado en el texto. No tiene gran valor artístico, pero sin duda sí histórico.


Aquí vienen en romería los pueblos propietarios, el sábado siguiente al corpus. El 9 de Septiembre se celebra "rebollar el Viejo".



Mi próxima entrada la dedicaré a una ruta de senderismo que incluye el acceso a esta ermita.

1 comentario:

Abilio dijo...

Hola Montacedo, siempre sabes encontrar cosas interesantes que mostrar.
Esperare a la ruta de senderismo.

Un abrazo