jueves, 3 de junio de 2010

Regreso a los pueblos del silencio: Mazariegos

Pues sí, esos cuatro muros que quedan junto al alto al que le da nombre, y junto a las que pasamos a toda velocidad camino de Soria, fueron una vez un pueblo, hoy apenas una reseña en el paisaje.

Los restos se levantan prácticamente bajo la mole de la sierra de Mamblas.


De lo que queda podemos deducir que estábamos ante edificios relativamente grandes y de no muy buena calidad. Un pequeño repaso a la intrahistoria de este núcleo nos va a dar las explicaciones.

El núcleo perteneció desde siempre a la potente abadía de San Pedro de Arlanza. La sombra del gran cenobio permitió la construcción de una iglesia de volumen considerable, de la que hoy apenas quedan los cuatro muros que nos dan una idea de su antiguo esplendor.


Afortunadamente, parte de los tesoros del templo no se perdieron del todo, la antigua portada es ahora el cierre del atrio de la iglesia de Salas de los Infantes.


Y la excelente pila bautismal está nada menos que en el Museo Arqueológico Nacional.


Pero tras la desamortización, en lugar de constituirse como pueblo independiente (o como pedanía) fue transferido, con vecinos y todo, al señorío de los Carrillo. Así, los habitantes pasaron a ser meros colonos de una tierra que no les pertenecía.

Nos cuenta Elías Rubio en su libro que "la señorita" mandó construir sendas hileras de casas para renta de los colonos, siendo los muros actuales los restos de aquellas viviendas. Según mis datos en Mazariegos aún vivían 51 personas en 1900.
Pero si ya de por sí era dura en el campo, más dura era aún si trabajabas el campo de otros, y es frecuente que este tipo de poblamientos fuesen los primeros en desaparecer.
 

Volvemos a referirnos a Elías Rubio para citar la fecha de 1935 como aquella en la que hasta 32 particulares provenientes de Cuevas de San Clemente tomaron la espectacular iniciativa de comprar el pueblo a los propietarios. Allí se asentaron durante un tiempo y trataron de consolidar los edificios y levantar otros nuevos pero, ignorados por todos, la aventura duraría muy poco.

Hoy el pueblo queda dentro de la jurisdicción de Mecerreyes.

2 comentarios:

Abi E. dijo...

Hola Montacedo, recuerdos tengo yo de Mazariegos viniendo de los Sanjuanes de Soria, cuando solo habia aquellas lentillas duras como un dolor, me pegó el sueño y paré entre sus muros a echar una cabezadita y al quitrme las lentillas una de ellas aún no ha aparecido. Desde allí hasta casa vine viendo con un solo ojo.

Al menos no se ha perdido del todo, si quedan piezas en los museos.

Un abrazo
el lio de Abi

Montacedo dijo...

Gracias por contarnos esta anécdota. Un saludo