lunes, 18 de mayo de 2015

Ruta de senderismo: La sierra de Oña

(Volvemos a publicar un artículo antiguo totalmente reformado y actualizado)
 
La sierra de Oña, y más en concreto la Mesa de Oña, es una elevación fácilmente distinguible desde las parameras del centro burgalés. En contraprestación, desde este lugar se tienen muy buenas vistas de toda la comarca de La Bureba. Hoy caminaremos por esta zona que supone el inicio de los Montes Obarenes; por un paisaje de prados, arbustos y arbolado de diversas características.
Dificultad: Media. El ascenso inicial se puede hacer duro por lo prolongado del mismo.
Orientación (sin GPS con track o cartografía): Más bien fácil en general. Es un pelín complejo encontrar la mejor opción para subir a La Mesa.
Belleza: Normal
Tiempo y distancia: 4 horas y 45 minutos (17  kilómetros) (sin acceso a la mesa de Oña se reduce aproximadamente en 1 km y media hora, respectivamente).
 
Situación
 
La mejor opción para llegar a Oña desde Burgos es la clásica combinación Briviesca-Cornudilla. También se puede acceder por la carretera de Poza. El punto de inicio se sitúa en la plaza del padre Cereceda, a escasos metros del Monasterio de San Salvador de Oña.
 

 
Puntos de interés
 
Sendero de ascenso inicial y final. Prados de la parte alta. Vistas desde la Mesa de Oña. Hayedo de Penches. Aunque no forman parte de la ruta, es muy interesante conocer la iglesia monasterial, así como su antigua huerta.
 
Descripción de la ruta
 
Desde esta plaza, que muestra una bonita fuente en su centro, buscamos por el lado de la Biblioteca Municipal un lavadero que se encuentra anexo al muro de delimitación del huerto del antiguo monasterio. Tomando este último como referencia empezamos a ascender paralelos al mismo.
 
Tras un primer repecho encontramos un paso para acceder a este espacio, al que ya le dedicamos un artículo hace bastante tiempo. Seguimos ascendiendo paralelos a la pared, aunque en el entorno de unos grandes nogales nos vemos obligados a dejarla durante unos momentos. Tanto la vegetación como las peñas circundantes contribuyen a embellecer al sendero.
 
De nuevo junto a la pared seguimos ascendiendo por una rampa especialmente dura. Al cabo se suaviza y empezamos a dejar atrás el muro. Pronto la vegetación se hace más escasa y abierta (durante un buen rato dominarán las encinas y los pinos) ofreciéndonos mejores vistas del pueblo, del desfiladero del Oca y de los montes circundantes. Identificamos fácilmente la cima del Tablones (ocupada por varias antenas) y detrás del mismo el valle de Caderechas.
 
Tras pasar bajo una línea de alta tensión alcanzamos un camino coincidiendo con un collado. El sentido frontal será por el que regresemos mientras que ahora giramos hacia la derecha. En primar lugar tenemos unas vistas similares a las descritas. Luego efectuamos tres giros que nos introducen más hacia el monte (el segundo de ellos es un cruce en el que seguimos hacia la derecha).
 
Tras los tres giros afrontamos un tramo recto de pendiente razonable que nos permite seguir ganando altitud. A nuestra izquierda empieza a verse un paisaje amesetado cubierto de arbustos y árboles de escaso desarrollo. Al final de este tramo (que coincide con un nuevo giro) la pendiente se suaviza. Al poco efectuamos un nuevo giro y pronto termina una primera parte de la ascensión.
 
Hemos llegado a un área, el Corral del Prado, con algunas praderas naturales que compiten con los pinos y las encinas. También el boj empieza a ser abundante. En este punto llegamos a un nuevo camino, que seguimos hacia la izquierda. A continuación se desciende un poco y se llega a otra zona de praderas. El camino las atraviesa hasta llegar a un nuevo rodal de pinos, en donde efectúa un giro y llega a una zona más elevada y desprovista totalmente de arbolado.
 
Un camino continúa hacia el este pero, casi a su espalda, encontramos una elevación de cima plana: Se trata de la Mesa de Oña, cuyo ascenso desde este punto resulta bastante sencillo. Aunque se puede optar por atrochar entre los arbustos de boj, existe un sendero preferente respecto al cual intentaré dar algunas indicaciones.
 
Primero vamos un tanto hacia la izquierda buscando unas rodadas apenas marcadas en la hierba. Terminadas las rodadas giramos hacia la derecha hacia el borde de un prado natural. Ganamos altura suavemente entre el prado y los bojes durante unos instantes hasta que el sendero (hay hitos montañeros) empieza a ascender buscando el lado derecho de la cima.
 
Tras algunos zig-zags acabaremos llegando a aplanada cima. Desde el lado norte, en donde nos encontramos, apenas se descubren vistas de interés. Así que buscamos el lado contrario de la cima (ocupada, como no, de bojes). Desde este punto se tienen unas excelentes vistas de la llanura burebana: Desde la cima del Pan Perdido hasta la zona de Poza de la Sal.
 
Retrocedemos sobre nuestros pasos hasta el último camino citado. Empezamos a ascender por el mismo hasta superar un pequeño collado. Ahora se abre ante nosotros otra gran pradera llana ocupada por el ganado. Dejamos atrás una rústica construcción conocida como chozo de las Merinas y pronto alcanzamos una pequeña charca (casi seguro seca en verano).
 
Justo en este punto encontramos una señalización de sendero hacia el lado izquierdo. Siguiendo las estacas correspondientes pronto alcanzamos el límite norte de la altiplanicie, en el portillo del Mercado. Desde aquí se tiene una vista más clara de las cercanas cumbres de Humión y la sierra de Árcena. Bajo nuestros pies se desarrolla un sorprendente hayedo, el hayedo de Penches, pueblo que observamos hacia la izquierda. Da que pensar el hecho de que éste fue hasta hace unas décadas un paso bastante habitual hacia la zona de La Bureba.
 
Desde el portillo desciende un secular sendero, que se dirige durante unos pasos hacia el este, pero pronto gira hacia el oeste. Tras unos primeros metros algo menos definidos pronto nos introducimos en el hayedo, el cual como siempre nos ofrece rincones coquetos. Este bello sendero acaba enlazando con una pista bastante ancha.
 
En este punto se nos ofrece la opción de seguir descendiendo, pero nosotros optaremos por seguir la pista sin perder altitud ni orientación. Esta pista transita más bien entre el límite entre hayas y pinos, observándose las primeras en la parte superior y los segundos en el inferior.
 
Avanzamos durante un buen tramo con estos parámetros, sin apenas cambiar de altitud. Un par de curvas nos dejan a una altura algo menor pero tampoco aportan mayores novedades. Finalmente las hayas van quedando atrás y llegamos a un punto en donde existe una derivación hacia la derecha y de frente empieza una subida. Tras apenas unos metros de ascensión alcanzamos el cruce del inicio de la jornada, Desde aquí ya sólo nos queda desandar lo andado bajando de manera brusca hasta el pueblo de Oña.
 
Comentarios
 
Recorrido sin mayores pretensiones en el que la mayor dificultad radica en el largo tramo de ascenso inicial, no obstante sin especial dureza. Debemos evitar días de fuerte calor pues la mayor parte del trazado está muy expuesto al sol.
 
Esta propuesta proviene de la combinación de diversos tramos de los senderos de pequeño recorrido PR-BU-65, PR-BU-101, PR-BU-102 y SL-BU-108, todos ellos (salvo el primero) integrados en la red de senderos del parque Natural de Montes Obarenes (incluso hay coincidencia con una parte del PR-BU-15, sendero Raíces de Castilla, que enlaza Poza, Oña y Frías).
 
Debido a lo anterior, la señalización en el momento de realizar el recorrido (junio de 2014) es bastante buena. En relación con ello, puede resultar algo más interesante realizar el ascenso inicial por el otro ramal del sendero PR-BU-101, que transita algo más hacia el sur, aunque ello implicaría aproximadamente 2,5 kilómetros adicionales.

Sobre el monasterio de Oña podéis leer este articulo y los siguientes (hasta un total de trece).
 
Guarda este artículo como pdf e imprímelo cuando quieras

Track del recorrido (pulsa en el círculo verde para más información)

 
Vídeo con imágenes del recorrido (integra un pequeño vídeo panorámico)
 

5 comentarios:

Caderechas y Ona dijo...

Otra vista desde los 7000m

Montacedo dijo...

Gracias. Hace tiempo que no nos mostrabas una de estas bellas imágenes

Jose Antonio San Millan Cobo dijo...

Hola Montacedo, tiene muy buena pinta esta ruta... a ver si tengo tiempo y lo hago.

Un saludo.

Abi E. dijo...

Hola Montacedo, bueno toda la ruta ha ido mas o menos bien salvo que en realidad falta subir a la Mesa que una vez llegado a la llanura aún queda por subir un ratito y también sigue el camino por el PR-BU-5 que corresponde al de Raices de Castilla desde la salida de Oña hasta que lo dejas para bajar hacia Penches. Está marcado con tablillas.

Un abrazo

el lio de Abi

Montacedo dijo...

Hola Abi. Ya comento que esta ruta la realicé hace bastantes años pero efectivamente también coincide un tramo con el "Raices de Castilla". En todo caso la ruta de Enrigue del ribero no sube hasta la cumbre de la Mesa.