miércoles, 7 de julio de 2021

Tartalés de Cilla y su conjunto eremítico

Junto a la carretera nacional que conduce a Trespaderne se encuentra el conjunto eremítico conocido  como las Cuevas de los Portugueses.

El lugar sorprende por el bello entorno en el que se encuentra (a ambos lados de un cantarín arroyo que baja de la montaña) y por el gran número de oquedades existentes, hecho muy poco habitual.





Los indicios apuntan a una cronología de utilización entre los siglos VIII y X. Hay que recordar que es en ésta época cuando se extiende por la zona el fenómeno de eremitismo medieval, raíz de los parte de los movimientos monásticos posteriores, de modo que el arroyo central actuase como el moderno claustro o lugar de meditación.



Se especula con la posibilidad de que este centro actuase también como lugar de atención para los viajantes que se aventuraban a cruzar el desfiladero, que durante mucho tiempo fue sin duda un lugar inhóspito. ¿Podría ser que este lugar naciese como secesión o evolución de la basílica de Santa maría de Mijangos o Santa maría de los Reyes Godos? No es imposible.




Si no se ha podido conocer mucho más de este cenobio eremítico es probablemente como consecuencia de la intensa transformación que sufrió este lugar a principios del siglo XX, como consecuencia de su utilización como habitáculo temporal para los trabajadores que elaboraron el canal de Iberduero (obra ingenieril más destacada de lo que parece), la carretera y el ferrocarril, parte de ellos portugueses (de ahí su nombre); que aprovecharon también la fuerza del agua para construir una pequeña serrería.



Guarda sin duda relación con este conjunto eremítico la conocida como cueva de San Pedro, que se ubica a poco más de un kilómetro de estos asentamientos, en la canal en la que se encuentra Tartalés de Cilla y que divide en dos a la sierra de la Tesla.



Para llegar hemos de alcanzar este pueblo (la carretera nace justo al lado de las Cuevas de los Portugueses) y atravesarlo tomando el camino que continúa hacia su pueblo hermano Tartalés de los Montes para, en apenas unos 100 metros, coger el empinado sendero que asciende hacia la derecha y que en unos minutos nos deja a la altura del eremitorio.



Esta iglesia rupestre recuerda mucho a su homónima de Argés, y constituye una buena atalaya para contemplar el desfiladero de la Horadada. A su entrada hay dos tumbas altomedievales excavadas en la roca.



Este templo rupestre tiene una nave rectangular con orientación Este-Oeste, con el techo excavado formando una bóveda de medio punto. La cabecera absidiada se abre en el muro oriental, mientras que a los pies existe un pequeño contraábside elevado respecto a la nave. Ambos ábsides presentan planta de herradura y bóveda de horno. Esta planta rectangular con doble ábside es muy típica de este tipo de construcciones. También merecen destacarse los huecos de las antiguar hornacinas y en especial aquel preparado para depositar el altar o ara, que con seguridad fue trasladado o sustraído hace mucho tiempo.

La disposición de tumbas en el exterior y no en el interior del templo nos habla de la antiguedad del lugar, y del hecho de que no fue reocupado (las reocupaciones de los siglo IX o X solían implicar la invasión del fondo de la nave con nuevos enterramientos).

En todo caso, como es habitual en este tipo de construcciones, la fragilidad de los materiales, los muchos años transcurridos, su uso como residencia temporal o lugar de refugio... han deformado considerablemente lo que hoy podemos encontrarnos. Por ejemplo, es evidente que la entrada sufrió un desplome y que originalmente pudiera tener un acceso con forma de arco de herradura.

Existe una sugerente leyenda según la cual quienes permanecieron en la cueva fueron dos antiguos reyes moros (él y ella) que vivieron como eremitas una vez ocupado el territorio por los cristianos, y que pidieron ser enterrados precisamente en estas oquedades. Cuenta el Padre Ibero, un peculiar sacerdote con aficiones arqueológicas que vivió en Oña en los años 20, que encontró restos de huesos en este punto, pero se carecen de más datos.

Hay quien dice que en esta cueva-iglesia habitó san Fermín, lo cual como veremos a continuación puede tener algo de verídico. Lo cierto es que en el centro de la localidad existieron hasta la primera mitad del siglo pasado los restos de una ermita prerrománica dedicada a dicho santo; de la que hoy apenas quedan los cimientos. Parece ser que esta ermita disponía de arcos de herradura, tal y como se indica en un artículo del Boletín de la Institución Fernán González del año 1924.

Solar en donde estuvo la ermita de San Fermín

Lo que sí que se conserva en la iglesia es parte de una lauda o tapa sepulcral procedente de dicha ermita. Tiene grabada parte de una inscripción que por su tipología permite datar la pieza en torno a mediados del siglo X. Lo que puede leerse es lo siguiente

…DE RUPE PRECISUM.

…PULCRUM

 

Lauda sepulcral
 

Se ha propuesto que el texto completo pudo ser

RESPICES ANGUSTUM DE RUPE PRECISUM.

FIRMINI SEPULCRUM

Es decir. "Contempla el estrecho sepulcro de Fermin cavado en la roca". Lo cual ahondaría en la posibilidad de que efectivamente el sepulcro original fuera rupestre y sólo se hubiera tallado esta tapa.

Iglesia parroquial de San Martín

 Según una variante de la leyenda el lugar donde habitaba San Fermín no era esta cueva, sino otro en la Peña Partida, cerca de la entrada del desfiladero desde Trespaderne, llamada así porque ha sido tajada para hacer la carretera. Allí desarrollo su vida el santo y allí murió. Además fue sepultado en ese mismo lugar. Posteriormente los pueblos de Trespaderne y Tartalés se disputaron la propiedad del lugar donde vivió el eremita e intentaron llevar los restos a sus respectivos pueblos. Los de Trespaderne no podían levantar la tumba del santo porque unas fuerzas superiores se lo impedían. Sin embargo, los de Tartalés lo hicieron con facilidad y se llevaron dichos restos a la ermita citada. Esto se dio porque el santo tenía predilección por Tartalés. Se cuenta además que un vecino de Villarcayo sustrajo un hueso del sepulcro del santo, cayendo gravemente enfermo. Confesó el acto a un cura que devolvió el hueso. Inmediatamente el vecino sanó.

Imagen de San Fermín en la Iglesia

 Añadir que las fiestas de Tartales de Cilla (El apellido “de Cilla" viene precisamente de celda o cueva) en honor de San Fermín se celebran el tercer domingo de Septiembre. Antiguamente había gran devoción al santo, llegándose incluso a bajar las reliquias hasta el Ebro en periodos de sequía. No es extraño que le tanto que en la iglesia exista también una interesante ara con una oquedad central destinada a alojar reliquias, actualmente usado como soporte para la pila de agua bendita.


Ara de altar usada como pie de la pila bautismal

 

6 comentarios:

Jose Antonio San Millan Cobo dijo...

Hola Montacedo:

Te felicito por tu gran trabajo de documentacion, investigacion y divulgacion. Un gran trabajo dar a conocer todos estos lugares.

Un saludo.

http://espinosamontanasdeburgos.blogspot.com/

ZáLeZ dijo...

Hola Montacedo:
Wualaa... esto empieza a ponerse caliente. Me ha gustado mucho esta entrada por lo bien informada ,descrita y por las fotos tan guapas. Es una pasada... y al hilo del anterior post y que tiene relación con éste, te diré que afortunadamente la que yo conozco es otra diferente. Hay mucha tela que cortar. La que llaman San Pedro había oído hablar hace muchos años a un pastor que también me dijo que estuvo de ermitaño San Fermín, y no solo eso, sino que había nacido allí.. y que la llamaba la cueva de San Fermín, pero ya sabes... Creo que casi se ve desde el pueblo.

Lo del GPS "estoy pez" pero creo que te lo puedo indicar en el mapa del Sigpac aproximadamente, ya que por los datos de ubicación que has dado de la de San Pedro, no parece que esté demasiado lejos de ésta, pero mejor te lo enviaré por email. La cueva en cuestión tiene una apariencia más natural, en roca caliza y no disgregada como en las que mencionas. Tiene una gran oquedad casi rectangular a modo de ventanal enorme y una entrada, al menos así la recuerdo porque te estoy hablando de hace muchos años. La entrada era bastante amplia y luego continúa en galería de unos 50 metros o más (?) donde posiblemente incluso se guarecen las cabras o algún tipo de animal. Aparentemente no recuerdo haber visto en la que te comento, zonas con formas talladas pero en aquella época no andábamos con lindezas. Está en una ladera bastante empinada rocosa, pero accesible. Si algún día me animo igual intento localizarla, pero si tu te animas antes...ya me dirás o la pones aquí.
Saludos,

Montacedo dijo...

Jose Antonio. Muchas gracias, se hace lo que se puede.

Zález. No te preocupes, tranquilamente ya iremos viendo. Efectivamente se ve desde el pueblo (apenas son 5 minutos de subida) la llaman San Fermín también pero ya digo que creo que tiene que haber restos otra más, no rupestre junto al pueblo.

Me alegro que te guste y estoy intentando ir increscendo en la tematica, en todo caso me quedo con tu frase: "Hay mucha tela que cortar en todo este asunto"

Abilio Estefanía dijo...

Hola Montacedo, vaya vaya, que buena documentación sobre la cueva de los Portugueses en la que alguna noche he dormido en ella en mis tiempos mozos y la cueva de San Fermin, que por cierto es el patrón de Tartalés, si la memoria no me falla el 24 de Septiembre. En alguna ocasión preparamos buenas fiestas.

La cuadrilla alquilamos una casa en Tartalés e ibamos cada fin de semana durante un par de años. Un amigo mio aún vive allí.

He disfrutado mucho leyendolo y volviendo años atrás recordando a Jesús (el pastor) y su hijos Mari y Susi. Luis, Pedro y no habia nadie mas por aquél entonces. ¡que tiempos!

Un abrazo
el lio de Abi

Montacedo dijo...

Sí, se me olvidó hacer una pequeña referencia a la fiesta. Tampoco creo que viva mucha más gente ahora, lo único afortunadamente las casas están algo más cuidadas.

Endika dijo...

Enhorabuena por el blog. Es una gozada leer tus post tan interesantes y bien documentados. Aquí tienes en fiel seguidor. Un abrazo y muchas gracias por tu trabajo.