viernes, 1 de junio de 2012

Ruta de senderismo: Hoces de Sobrón

Ruta muy interesante y sorprendentemente poco conocida que nos permite disfrutar del gran paraje que rodea el embalse de Sobrón. La ribera del Ebro y la iglesia y los alcornoques de Bozoo suponen un gran complemento a la jornada.
 
Dificultad: Alta
Orientación (sin GPS con cartografía o track): fácil
Belleza: Alta
Tiempo y distancia: 17 kilómetros y 5 horas




Situación

Saldremos de Burgos en dirección Miranda de Ebro por la N-I. Pasado el desfiladero de Pancorbo tomamos la carretera que se dirige a Puentelarrá y el Puerto de Orduña. A la altura de Santa Gadea del Cid encontramos el desvío hacia la izquierda que en dos kilómetros y medio nos deja en Bozoo. Pasada su iglesia parroquial encontramos una gran plazoleta donde dejar el vehículo.

Puntos de Interés

Iglesia de Bozoo. Bosques de Bozoo. Alcornoques. Hoces del Sobrón. Pantano del Sobrón. Fuente y Puente de Sobrón. Ribera del Ebro. Vistas sobre la llanada de Miranda.

Descripción de la Ruta

En esta plazoleta encontramos un panel explicativo de las Rutas del Parque Natural Montes Obarenes y más en concreto del sendero SL-92, que seguiremos en la primera parte de nuestro recorrido (bandas de pintura verde y blanca). Seguimos la calle principal del pueblo y al final del mismo tomamos el marcado camino que empieza a ascender al monte por el vallejo formado por el arroyo de la Concha.

La vegetación está dominada por el encinar en un principio y luego por los pinos, pero aparecen muchas más especies, entre ellas unos buenos ejemplares de tilo. Seguiremos siempre el camino más marcado y que va por el fondo del vallejo. A los 2,5 kilómetros encontramos a la izquierda un panel explicativo y una senda que se introduce en el paraje donde se encuentran unos sorprendentes ejemplares de alcornoque, no obstante, al menos por donde va la senda ni son muy abundantes ni muy imponentes, con lo que deberemos de prestar atención para descubrirlos.

Este tramo, de ascenso bastante llevadero, tiene una longitud de aproximadamente un kilómetro, al cabo del cual desembocamos en un camino más ancho, junto a un paso canadiense. Superamos el mismo tomando el camino hacia la izquierda llegando a un collado más despejado desde donde se pueden ver algunas de las cumbres de los alrededores. El nuevo camino llega a una cerrada curva a la izquierda, y justo en este punto nace otro camino menos marcado a su derecha.

Seguimos ascendiendo suavemente hasta llegar a la cota superior de la jornada (940 metros). Hemos superado unos 350 metros sin demasiada dificultad. Empezamos a descender mientras el camino se va difuminando poco a poco hasta convertirse en un sendero. A nuestra derecha aparecen los primeros cortados que determinan el paraje de las Hoces del Sobrón. Bajo los mismos nace un bosque mixto, en cuya parte alta abundan las hayas.

Poco después nos vemos inmersos en un bosque cada vez más cerrado, en donde además de encinas hay abundante boj y madroño. Al cabo de unos dos kilómetros de descenso encontramos al lado del sendero un montoncito de piedras que indica una derivación que hacia la derecha conduce en unas decenas de metros a una serie de miradores naturales sobre el cañón y embalse del Sobrón (en caso de duda regresamos al sendero principal). Estamos ante uno de los paisajes más sobrecogedores de la provincia. Doscientos metros más abajo encontramos la lámina de agua que se extiende por los diversos recodos del cerrado valle. Una exuberante vegetación se desparrama por las laderas, especialmente por la sur, mientras que hacia el norte observamos buena parte de las cumbres de la sierra de Arcena y el pueblo de Sobrón alto.

Desde los miradores retrocedemos hasta el sendero principal, que aunque se cierra por momentos es relativamente fácil de seguir. Continuamos así el prolongado descenso hasta que cercanos ya a la ribera del Ebro parece dividirse en varios. Intentamos seguir el más marcado, superamos un canal abandonado, y terminamos junto al río, que seguiremos en su descenso. Instantes después llegamos a la altura de un artístico puente peatonal y junto al mismo una fuente defendida por una reja modernista; ambos con un claro sabor decimonónico. Esta fuente, la fuente de la Salud, tiene aguas bicarbonatadas sódicas. En el pasado formaba parte de las instalaciones del antiguo balneario de Sobrón, ubicado en la parte alavesa del río.

Los siguientes metros transcurren junto al río Ebro, coincidiendo con el trazado del GR 99. Minutos después seguimos un gran meandro y llegamos junto a una dorsal rocosa que se interna hacia el río. Continuamos bajo la misma y llegamos junto a los edificios de un antiguo molino. En este punto localizamos una derivación que se aleja del río y del GR-99.

A partir de aquí empezamos a ver tierras de labor hacia nuestra izquierda, que se extienden hacia la llanura de Miranda de Ebro. A la derecha se observan unos pequeños robledales que descienden desde el monte que hemos recorrido anteriormente. Cruzamos de nuevo el canal abandonado, esta vez por debajo y llegamos a dos cruces consecutivos; el primero hacia la izquierda y el segundo hacia la derecha, de modo que mantengamos la dirección sur.

Tras recorrer unos dos kilómetros desde el río llegamos a la altura de la localidad de Villanueva Soportilla. A estas alturas optamos por seguir la opción obvia, así que llegamos hasta este pueblo y lo cruzamos siguiendo la carretera que da servicio a la misma. Tras dejar el pueblo atrás giramos a la derecha y a partir de aquí continuamos rectos durante unos dos kilómetros. Esta pista asfaltada, que transita por tierras de labor, termina en la carretera de acceso a Bozoo. Aún hemos de caminar cerca de un kilómetro para llegar a dicho pueblo.

Comentarios

Ruta un tanto larga aunque no demasiado dura. Deberemos estar atentos en el tramo de descenso para no perder el sendero. Desde Villanueva Soportilla un camino de unos dos kilómetros nos lleva a su interesante necrópolis medieval (hablaremos de ella en una próxima entrada).

Desde Villanueva Soportilla existen varias opciones para terminar la ruta de manera algo menos larga y monótona. La más sencilla es acercarse hasta el pueblo de Portilla y seguir por otra pista asfaltada que conduce directamente a Bozoo.

Descarga esta descripción en pdf

Track de la ruta (pulsar en el círculo verde para más información)


Presentación con fotos de la ruta:
 

3 comentarios:

Abilio dijo...

Hola Montacedo, veo que aún se puede bajar por ese sendero hasta la orilla del Ebro, hace años que no bajo por él y ya estaba muy cerrado. Desde luego es un lugar poco transitado y eso que la belleza que tiene es de las que enganchan. Yo suelo hacer otra variante desde Bozoo, que es al salir del pueblo subir a la derecha por un cortafuegos hasta la cumbre del Recuenco y luego ir por todo el borde del cortado disfrutando de las vistas de las hoces de Sobrón y por encima del camino que tu comentas hasta hacer una O pasando por la balsa que hay a pie de camino para bajar por él hasta el pueblo.

Un abrazo

ZáLeZ dijo...

Hola Montacedo:
Desde hace tiempo quiero ir a ver los alcornocales. Creo recordar que un grupo de senderistas alaveses, hace un año, o más, tuvieron que ser rescatados al hacer algún tramo de esa ruta, que no quiere decir que sea la misma que indicas, porque interpreto que tus indicaciones son muy buenas.
El eremitorio de Villanueva Soportilla es uno de los que más me gustan por su edículo pétreo tan "raro".
Saludos,

Montacedo dijo...

Gracias por los comentarios. Teoricamente hay un sendero alternativo, que sale en la ruta publicada por Enrique del Rivero (es decir, hace unos 15 años), que desde los miradores sigue descendiendo por el cortado, y que puede que fuese el que siguieron los que comentas. Pero vamos, si no se sale uno del sendero no tiene mayores complicaciones (en su caso si es preciso se renuncia a las vistas sobre el cortado).

Lo de los alcornoques ya comento que por el sendero ni se ven muchos, ni son muy espectaculares, pero si vas ex-profeso seguro que dan más de sí. El eremitorio de Soportilla la verdad con su acondicionamiento está precioso. Pondré algo aquí pero puede que dentro de un tiempo.