martes, 31 de agosto de 2010

Torme

Hoy os muestro algunas estampas de Torme. A la entrada desde el norte nos encontramos con el sobrio románico de su parroquial.


Leemos en alguna crónica que en el siglo XVI esta localidad tenía más habitantes que Baracaldo, ¡que cosas!.

En todo caso, las casa más añejas muestran mejor aspecto que en muchos de los pueblos que conocemos, un efecto tal vez relacionado con la proximidad a Villarcayo. En la primera dos buenos ejemplares de cedro.




Esta casa de los Lope de Salazar, tan acostumbrados estamos de haberla visto en las guías hecha unos zorros, que es una alegría que por una vez veamos uno de estos edificios que esté siendo puesto en valor (por cierto en el verano de 2014 la finca ha sido rodeada por una alta cerca y ya no es posible sacar fotos).

 
 
Y de la mano de nuestro admirado Elías Rubio y su página Memorias de Burgos podemos conocer la existencia de esta iglesia reciclada a vivienda.


Y en esta segunda parte, descubrimos algo más sobre la historia del edificio.

Por Torme pasa el sendero de largo recorrido GR-1 "Sendero Histórico".

miércoles, 25 de agosto de 2010

Iglesia de Butrera

Bajo la advocación de Santa María de la Antigua, estamos ante uno más de nuestros templos románicos aunque este muy deformado por intervenciones posteriores y castigado por el paso de los años.

Aquí un friso de Adán y Eva, o lo queda de él, posiblemente inserto desde otro lugar.


La ventana destrozada por la sacristía.


Una ventana poco cuidada y tapiada.



Una preciosa ventana también muy alterada por una desafortunada colocación de ventanal. Destaca por sus diez cabezas y diez serpientes, y por el monstruo de siete cabezas que aparece en el capitel de la izquierda.


Por contra, hay algunos canecillos muy bien trabajados y conservados.

Al interior el templo muestra unas proporciones mucho más uniformes aunque la decoración es escasa y todo el templo se ve muy afectado por peligrosas humedades.


Un capitel de la lucha entre dos jinetes.


Y la joya de la corona, el relieve de la Adoración de los Reyes Magos, también muy probablemente recolocado desde otro lugar. De cuidadosa talla y aún con algunos restos de policromía.


Lo visto podría confirmar la teoría de que originalmente el templo formaba parte de un proyecto de mayor envergadura, un monasterio tal vez (de hecho el templo está en las afueras del pueblo) y que posteriormente se vería recortado.

martes, 24 de agosto de 2010

Las Diaclasas

Entre Cornejo y la parte más norteña de la merindad de Sotoscueva se abre un pequeño desfiladero que llama la atención por estar acompañado de un cauce casi siempre seco.



La razón la podemos deducir de las cavidades existentes en la pared opuesta a la carretera, hoy semiocultas por la vegetación pero a las que nos podemos acercar por un sendero practicable.

 
Este conjunto de pequeñas cavidades que dan nombre al desfiladero, suman más de 2 km de recorrido total, y tragan, salvo en época de grandes lluvias, la totalidad del cauce del río Trema, que no surgirá de nuevo a la superficie hasta unos kilómetros más adelante, constituyendo con ello uno de los principales sumideros del sistema de Ojo Guareña.
 
En el muro de la carretera. si estamos apercibidos previamente, podremos descubrir dos pequeñas columnas pétreas.
 



Estas dos formas son conocidas como "El Porrino" y "La Porrina" y su historia legendaria nos viene narrada en el libro "Leyendas y Costumbres populares del norte de Burgos".

Cuenta la leyenda que El Porrino y la Porrina eran antiguamente una pareja de brujos que calumniaron a un hombre santo de haber abusado de una doncella. Este les arrojó una maldición según la cual quedarían para siempre...
 
sin ver y siendo siempre vistos, y vuesta cabeza vacía quedará vacía del todo".
 
Su hija se salvó de la maldición, y como bruja de Sotillo causó diversas molestias a los vecinos del cercano pueblo de Cornejo. Por cierto, se cuenta que en la cueva La Mina (situada junto a la furgoneta que aparece en la primera foto) escondió un tesoro un tal conde Badoglio, y que incluso unos vecinos no hace mucho excavaron para intentar encontrarlo.
 
Terminamos este pequeño periplo en el punto más al sur del desfiladero, en donde encontramos una rareza botánica: un tilo natural. (lo encontramos gracias a las indicaciones dadas en la web sotoscueva.es)
 
 

viernes, 20 de agosto de 2010

Salazar

Salazar es un bonito pueblo que sorprende por el señorío de su buen conservado caserío, en donde abundan las casas de señorío e hidalguía.





En su entrada, este bonito crucero del XVIII.


La originalidad del pueblo y su cercanía a Villarcayo ha atraído cierto ambiente cultural hacia le mismo. Por ejemplo, uno de los estabecimientos pioneros de turismo rural en merindades, El Kabauter, destaca por su actividad cultural: actividades, revista, talleres...Aunque algo menos activo, el establecimiento sigue en funcionamiento (más información en http://elkabauter.blogspot.com.es/).
y hablo en pasado porque, aunque la casa sigue abierta, últimamente no se oye mucho de ella. También permanece en el lugar, establecido como su sede, el grupo de títeres Alauda (podéis ver su web).
En las afueras del pueblo se levanta la torre de la familia que da nombre al pueblo: Los Salazar. Es una de las más recias y mejor conservadas de las merindades.
 


Los Salazar fueron antaño la familia más poderosa de las merindades. Forman parte de la historia sus luchas con la familia de los Velasco durante los siglos XIV y XV, época de la que datan la mayor parte de las torres fortificadas de la comarca.
 
Incluso el combate más cruento, en donde participaron miles de guerreros y que tuvo lugar en Villatomil en 1329, lo ganaron los Salazar. Pero poco después su apoyo al legítimo y asesinado Pedro I y la posterior llegada al trono de Castilla de su hermanastro Enrique II de Trastámara les deparó su caída en desgracia y el ascenso de sus encarnizados rivales; que como sabemos poco a poco fueron acaparando cada vez más cargos y de mayor rango.
 
De las 37 casas fuertes que llegaron a detentar los Salazar en la zona tan sólo han sobrevivido unas pocas muestras (el resto fueron arrasadas, así como muchas iglesias bajo su patronazgo). Ésta que vemos es la mejor conservada, precisamente la de su origen. Consta de dos torres de buena sillería separadas por un edificio residencial, en las que se aprecia el escudo de trece estrellas de la familia. El conjunto es fechable en torno a los siglos XVI y XVII.
 
Curiosamente hoy el apellido Salazar es mas numeroso en la zona que Velasco, y el escudo de trece estrellas sigue luciendo en muchos lugares.

Por Salazar para el sendero de largo recorrido GR1 "Sendero Histórico".
 

jueves, 19 de agosto de 2010

Cernégula

Cernégula...el pueblo de las brujas. Es una asociación que tenemos tan integrada en el subconsciente que nos sale de manera automática, y así se repite una y otra vez de manera que se extiende a todos los los que oyen hablar del lugar.

Se cuenta que aquí venían las brujas de todo el norte peninsular volando en sus escobas para desarrollar sus maleficos ritos junto al espino y la inquietante laguna (o "charca" que es como se la conoce en la zona).
 


Acuciados por este sanbenito, los habitantes se han dividido tradicionalmente entre la hostilidad y seguir la corriente ante todo aquel que viniese a preguntar por la leyenda. Pero lo cierto es que ya hace casi 20 años Elías Rubio (Burgos en el recuerdo, tomo I) ya tiró del hilo para ver cuanto podía haber de realidad en todo ello y no encontró...¡nada!. Crónicas de escritores y de tradición oral que se copian unas a otras y que remontan hasta la edad media, pero sin ningún detalle debajo.
 
Pero entonces, ¿de donde viene todo esto?. Tal vez tenga algo que ver con con un proceso judicial por brujería que al parecer tuvo lugar en el norte burgalés a 50 mujeres, que finalmente quedaron absueltas. Quizas el recuerdo de esta historia fuese deformado por los arrieros que pasaban junto a la charca poco antes de aventurarse en el desolado paisaje del páramo de Masa, precisamente camino de la Cornisa Cantábrica en donde estaban mucho más arraigadas estas tradiciones. Los escritores románticos del siglo XIX pudieron hacer el resto.
 
El espino ya no existe, fue cortado hará unos 50 años para roturar una tierra. Al parecer se trataba de un majuelo bastante grande. Permanece eso sí la laguna, que ha sido parcialmente acondicionada para el paseo. Lo que sí tenemos en Cernégula es un moral junto a la iglesia. Una vez más a derecha de la entrada principal y junto al ábisde. Este árbol no arrastra tras de sí una historia tan intensa. En realidad, pese al buen aspecto que muestra, es relativamente joven. Nos cuenta Cesar-Javier Palacios en su libro de Arboles singualres de la provincia que una vecina afirmaba haber oido a su abuela que lo plantó el párroco hace unos 120 años.

 
El árbol ya aparece, curiosamente, en un reportaje de Eduardo de Ontañón para la revista estampa precisamente buscando las raices de la leyenda y publicado en 1929; en donde efectivamente se le ve mucho más juvenil, como de unos 50 años. Desde entonces y a todas luces el árbol ha ganado en consistencia hasta convertirse en un ejemplar bastante robusto.
 

Terminamos con un curioso dicho que se recita en el pueblo:
 
"Cuando las brujas
van a Cernégula,
ata a tu vieja,
que acaso lo sea"

miércoles, 18 de agosto de 2010

Ruta de senderismo: Las Hoces de Sobrón

(puedes ver una descirpción más detallada y actualizada de esta ruta aquí)

¡¡Pues sí!!, se acabaron las vacaciones y como siempre se hace duro abandonar nuestra tierra y volver a la rutina del exilio, menos mal que estoy a un paso del fin de semana.
Y para empezar os traigo una ruta que hice hace mucho tiempo, con lo que la descripción deberéis de considerarla más bien a nivel orientativo. Recorre los grandiosos paisajes del pantano del Sobrón, que bien merecen que les vuelva a visitar (el tiempo, siempre el tiempo).


Dificultad: 3
Orientabilidad: 3
Belleza: 4
Tiempo: 6 horas (unos 16 km)

Situación.

Hay que salir de Burgos por la N-I hasta el desfiladero de Pancorbo. Poco más adelante se localiza a mano izquierda la carretera de se dirige a Bilbao por Orduña. Tras superar la localidad de Puentelarrá se localiza un cruce a mano izquierda que se dirige a Trespaderne. En unos cinco kilometros llegamos a la localidad de Sobrón.

Puntos de Interés

Puente y fuente del balneario. Vistas sobre el embalse. Alcornoques. Vega del Ebro.

Descripción de la Ruta
En la ruta de hoy podemos contemplar el último de los profundos desfiladeros que produce el Ebro a su paso por la Provincia de Burgos, las hoces del Sobrón. La existencia de un embalse añade si cabe más belleza al lugar.

Tras aparcar el coche lo más cerca del río y del balneario pasamos junto al mismo (que ha sido recientemente remodelado) y atravesamos el puente que emana un indudable aire romantico. Al otro lado es fácil localizar la fuente, rodeada de una reja modernista, por la que brotan unas aguas ricas en sales. No es difícil imaginar el lugar en época de auge a finales del siglo XIX. Podemos puntualizar el hecho de que aunque Sobrón está en territorio alavés, la fuente ya pertenece al territorio del lugar burgalés de Villanueva Soportilla.

Tomamos el camino que parte hacia la derecha según se atraviesa el puente y un poco más adelante se localiza otro camino que hacia la izquierda empieza a ascender por la empinada ladera. Al poco se atraviesa un canal abandonado y llegamos a otro camino hacia la derecha que aunque primero remonta el canal rápidamente empieza a ascender por la montaña.

Avanzamos por una tupida y mixta masa forestal y al borde de uno de los cortados que se asoman al embalse. Periódicamente podemos asomarnos para contemplar el cada vez más espectacular paisaje formado por las paredes rocosas, el embalse y las laderas completamente cubiertas de vegetación.

Tras un buen rato de ascensión el camino se aleja definitivamente del borde del río y la vegetación se va haciendo menos espesa y más mediterránea. Tras un tramo llegamos a la altura de una ancha pista forestal que tomamos hacia la izquerda.

Ahora caminamos por la más suave vertiente sur del monte rodeados de un extenso pinar de repoblación. Con un poco de atención localizamos entre los pinos algún ejemplar de alcornoque. Si bien no muy espectaculares merece la pena contemplar esta rareza botánica.

Ya en el final del pinar se localiza un cortafuegos que hacia la derecha desciende a la cercana localidad de Bozoo. Atravesamos buena parte de esta localidad (de cierto tamaño). Hasta localizar un camino que parte hacia la izquierda nada más pasar un puente.

El camino sale del pueblo y discurre entre la ladera del monte y las tierras de labor y permite contemplar a nuestra derecha la geografía de la llanada de Miranda (la torre de Santa Gadea del Cid queda en primer término). Al llegar al pueblo de Portilla ascendemos hacia la Iglesia y desde allí buscamos el camino que por la derecha se dirige a Villanueva-Soportilla.

Justo antes de llegar al pueblo tomamos el camino que sin entrar en el mismo nace hacia la izquierda y se dirige hacia el cercano Ebro. Tras atravesar una masa forestal atravesamos de nuevo el canal abandonado (esta vez por un túnel) y junto a un molino se localiza el camino hacia la izquierda que nos acerca hasta el Ebro.

En este tramo disfrutamos de un agradable paseo junto al río contemplando las espectaculares rocas que cuelgan sobre el mismo. En poco tiempo llegamos de nuevo a la altura de la fuente y el puente del balneario.

Comentarios

No debéis prestar demasiada credibilidad a las indicaciones de los caminos, puesto que pasó mucho tiempo entre la realización de la ruta y su redacción, y entre la redacción y el día de hoy. Una opción más corta consiste en realizar únicamente el tramo de ascensión sobre el embalse y volver por el mismo camino.
Os pongo el enlace a la descripción (segundo tomo de los libros de Enrique del Rivero) y el mapa.

En la actualidad nos encontraremos, en el tramo más cercano al Ebro, con el recorrido del GR-99. También en las cercanías de Bozoo con el sendero SLC-BU-92, perteneciente a la red de Senderos señalizados del Parque natural de Montes Obarenes-San Zadornil, en el que se integra el territorio recorrido.
En las cercanías de Villanueva Soportilla, casi al borde del embalse de Puentelarrá, se encuentran unos interesantes eremitorio y necrópolis altomedievales que actualmente están siendo puestos en valor.
La Consejería de Medio Ambiente está desarollando un proyecto para la protección del rodal de alcornoques del monte Recuenco. Si tenéis curiosidad podéis leer más aquí o aquí.