jueves, 4 de noviembre de 2010

Un particular recorrido por la cuenca del Úrbel (IX): La ermita de la Virgen de la Cuadra

A unos dos kilómetros escasos de Miñón se ubica la ermita de la Virgen de la Cuadra, patrona del Valle de Santibáñez.
No está muy claro el origen de esta curiosa advocación. Las explicaciones más prosaicas aluden a la forma cuadrada de la primitiva ermita o bien a la antigua ubicación en el lugar de un aprisco. Algunas versiones parecen relacionarla con el hallazgo de la talla de la virgen en una cuadra para el ganado.
La fiesta actual se celebra en Pentecostes, siguiendo un ritual de procesión con los estandartes de los pueblos de la zona y bendición de campos. Tradicionalmente se aprovechaba la ocasión para agradecer a la Virgen los favores concedidos. Hablan las crónicas antiguas de soldados que sobrevivieron a la guerra de la independencia, jóvenes que superaron reyertas a navajazos e incluso de la intercesión de la virgen ante una plaga de langostas en 1611, tras la cual las limonas llegaron para poder dorar el retablo del templo.
La iglesia como tal no tiene especial valor artístico, pero sí la talla de la virgen que se remonta al siglo XIII. Lo que sí nos sorprende es el gran panel fotovoltaico existente en los aledaños y es que posteriormente he podido conocer que su finalidad era dotar de iluminación a la casa de la ermitaña que aún se ocupa (o se ocupaba) del lugar.

No hay comentarios: