miércoles, 27 de octubre de 2010

Un particular recorrido por la cuenca del Úrbel (VI): Santibáñez Zarzaguda

Del desfiladero citado hace un par de entradas, el río Úrbel sale a la altura de Huérmeces, que ya fue considerado en este blog hace bastante tiempo. De Huérmeces dice el prefacio chistoso que nos acompañará en este recorrido:


Desde allí me voy a Huermeces,
donde todos son hidalgos
Con la hidalguía que tienen,
se ven más anchos que un pavo.

En este pueblo señores
reina mucho el entusiasmo.
Y no permiten comer,
los criados con los amos.
Pues sacan mucho dinero,
de patatas y garbanzos.



Y de Santibáñez Zarzaguda, siguiente parada:


De aquí me voy a Santibáñez,
gran torre y buenas campanas.
Pueblo de buenas obreras,
si no fueran holgazanas.
En este pueblo señores,
hay gente de mucho trato.
Unos andan a quincalla
otros a pieles, jarras y platos.

Efecticamente Santibáñez destaca en todo el valle homónimo (que a la vez es municipio) por el estilizado perfil de su torre parroquial.




La querencia de este bloggero por el románico le hace fijarse en una especie de friso que aparece a media altura de la torre, representando al Tetramorfos rodeando al Pantócrator y sus lados sendos grupos de cuatro apóstoles. En la tapia del cementerio se encuentran algunas esculturas más del grupo, más deterioradas.


Al parecer estas piezas parecen provenir del desaparecido monasterio de San Juan, en el mismo pueblo. Aún se conserva el edificio del antiguo molino de san Juan, ubicado en el pago donde antes estaba el templo.

2 comentarios:

Abi E. dijo...

Hola Montacedo, no se si aún quedara el convento de monjas que cojiaa niñas internas para estudiar. De mi pueblo habia varias.

Un abrazo
el lio de Abi

Montacedo dijo...

He encontrado este vídeo al respecto (mas cosas que nos trae la despoblación):
http://www.youtube.com/watch?v=mTCvO-7-F8U