miércoles, 20 de octubre de 2010

Un particular recorrido por la cuenca del Úrbel (II): Úrbel del Castillo

Como ya hace un tiempo mostramos en este blog al pueblo de La Piedra, pasamos directamente a Úrbel del Castillo, que conserva su desafiante fortaleza.
 


Los orígenes del castillo se remontan al año 1054 y guardan estrecha relación con la batalla de Atapuerca (rememorada ahora cada año) en la que los castellanos derrotaron a los navarros en su afan de recuperar las tierras perdidas tras la muerte de Sancho el Mayor.
 
Tras Atapuerca, las principales plazas fuertes cayeron rápidamente en manos castellanas. Diego Laínez, a la sazón padre del Cid, se ocuparía de recuperar el castillo de Ubierna y el de Úrbel. En el libro "a orillas del úrbel" nos narran la leyenda según la cual el castillo pudo rendirse gracias a la traición del navarro Íñigo Felones, que descubrió a los castellanos la existencia de un pasadizo secreto que desde la parte baja conducía al castillo. Tal vez el apellido Felones guarde relación con la palabra Felonía, que aún recoge el diccionario con el significado de deslealtad, traición.
 
En todo caso los restos actuales corresponden ya al periodo gótico, y fueron levantados por la familia Zúñiga entre finales del siglo XIV y principios del XV. La torre, de planta pentagonal, ha adaptado su forma al perfil de la peña. La zona más practicable está reforzada por un pequeño antemural.
 

1 comentario:

Abi E. dijo...

Hola Montacedo, buen apunte de historia.

Un abrazo
el lio de Abi