jueves, 7 de octubre de 2010

Barbadillo del Mercado

Terminamos este corto periplo por tierras de Lara en el pueblo de Barbadillo del Mercado. Nos da la bienvenida uno de los cruceros que señalaban un antiguo via-crucis; y los signos inequívocos de este lugar: su ubicación a la sombra del Gayubar y su disposición a la vera de la vía principal que une Burgos y Soria.
 
 
Pero lo primero que vamos a hacer es atravesar el pueblo tomando la vía secundaria que se dirige a Contreras para localizar, nada más cruzar el río Arlanza y no sin ciertas dificultades, una artística señalización que nos indica la ubicación de la "ermita de San Juan"


 
La ermita de San Juan es sin duda el monumento de mayor interés del pueblo, y pese a ello apenas es conocida (incluso ni existe un camino de acceso propiamente dicho). La disposición de sus sillares y sobre todo las formas de su acceso principal (en arco de herradura) hacen remontar su origen al periodo hispanovisigodo.



 
No obstante, la fábrica ha sufirdo diversas modificaciones, la primera en época condal y prerrománica (siglos IX al XI). De esta época datan unos curiosos canecillos grabados, respecto a los que no he encontrado mucha información.


Las pareces están recorridas por numerosas inscripciones, la gran mayoría de época contemporánea, pero quiero ver signos que podrían corresponder a un periodo muy anterior.



Emprendiendo el regreso al pueblo nos paramos un momento a la altura de un antiguo puente de piedra conocido como romano. Aunque la fábrica es evidentemente posterior (medieval como mucho) existen indicios más que suficientes para afirmar que por aquí pasaba una vía y un puente romano que comunicaba Clunia con Tritium (Monasterio de Rodilla), a través de la ciudad romana de Lara.
 

Este carácter de pueblo de paso se vió recuperado en la Edad Media. A partir de este periodo Barbadillo recibió su apellido debido a la ubicación en el lugar de varios lavaderos de la lana producida en la cercana sierra, quedando lista para enviarse a la ciudad; e incluso funcionaron algunos humildes talleres de paños. También el transporte de mercancías dejó réditos en el pueblo. Frutos de ello parecen ser varias casonas blasonadas. También destaca la gran mole del templo tardogótico de San Pedro, con torre barroca.





Quiere la tradición situar en Barbadillo del Mercado el solar de Ruy Velázquez y Doña Lambra, dos de los protagonistas de la leyenda de los Siete Infantes de Lara. Muy cerca de la confluencia del Pedroso con el Arlanza estaría el palacio de la pareja, destruido en la ira vengativa de Mudarra por la muerte de sus hermanastros inducida por la malvada mujer. De hecho, en el pueblo se levantó hace unos años un monumento en recordatorio a este personaje.

No hay comentarios: